Polymmatus

PolymmatusNo sería justo comenzar esta nueva etapa “bloguera”  en mi nueva página web sin mencionar mis inicios con mi primera cámara, la ya vieja 350D y mis primeras incursiones en la fotografí­a de naturaleza.

Cuando vas de excursión te gustaría poder capturar en una foto todo lo que ves y al llegar a casa enseñar los lugares que más te han llamado la atención a la familia, es entonces cuando  empiezan a llamarme la atención esos “bichos” que iba encontrando allá por el 2005…. ya ha llovido…. desde aquellas primeras compactas, la virtuosa y carísima compacta de 2Mb hasta mi última compacta Canon de más calidad que terminó sus dí­as bajo el agua y llevarme a investigar por la red que clase de gusano verde era aquel que me habí­a encontrado en la orilla.

Es entonces cuando descubro que hay un mundo llamado macrofotografí­a y que para poder llegar a el hay que pasar al mundo reflex…. un mundo totalmente desconocido para mi que solo conocí­a la fotografí­a analógica de ver a mi padre o a mi tio con una cámara difí­cil de manejar y con unos números muy extraños que había que saber entender…. y yo, muy dado a esto de investigar el porque de las cosas decidí­ que habí­a que saber de que iba el tema, el mundo de la fotografí­a reflex.

Tras mucho investigar y mucho leer me decidí­ por Canon y en concreto por la 350D, era la última novedad en aquellos comentos de la gama media. Así que sin saber muy bien lo que hací­a porque no conocí­a a nadie que pudiese orientarme opté por un angular y un cuerpo. Cuando llegó a casa no sabí­a ni por donde empezar, primeras pruebas, primeras fotos, primeros chascos…. si, primeros chascos porque desde el primer momento tuve claro que habí­a que disparar en RAW porque era lo mejor, así­ lo habí­a leí­do por los distintos foros de fotografí­a del momento y claro…. un RAW hay que saber tratarlo…. en esos momentos de fiasco porque mi compacta, aquella que terminó sus dí­as bajo el agua tení­a muchí­sima más calidad…..

Luego vino el problema de que ese objetivo no era el más indicado para fotografiar insectos… aquello era la ruina…. un objetivo para cada cosa….

En fin, que es justo comenzar este blog haciendo referencia  a mis comienzos, y por supuesto, a los primeros lugares, vaya esta dedicatoria para mi vieja 350D y una de mis primeras fotografías realizadas en la primavera del 2006, en un lugar también desaparecido del mapa, el Soto de Garray, donde tantos buenos momentos pasé tirado por los suelos y donde formé mi base como “fotógrafo”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*